top of page

Comodidad y Caos

Jueces 18:9 “Levantaos, subamos contra ellos; porque nosotros hemos explorado la región, y hemos visto que es muy buena; ¿y vosotros no haréis nada? No seáis perezosos en poneros en marcha para ir a tomar posesión de la tierra”.


Para todos es un desafío salir de la comodidad en la que estamos. Puede ser que nuestra zona cómoda sea un lugar, una rutina semanal, un hábito o cualquier otra cosa o situación que nos permita hacer el menor esfuerzo posible. Muchas veces nuestras actitudes también están en una zona de confort y además de caos, que incluso sin traernos nada bueno nos cuesta salir de ellas. En un tiempo de desorden, la tribu de Dan no encontraba dónde establecerse y fue en búsqueda de una tierra que fuera más fácil de conquistar, llegando a la tierra de Efraín. Encontraron ahí un pueblo despreocupado que vivía cómodamente, esto sumado a un momento de caos, creó la combinación perfecta para que los atacaran.


Esta historia, como muchas otras de Jueces, nos habla de un tiempo extraño, cada quien se manejaba por sus propios criterios y estaban completamente alejados de Dios. Caos y comodidad era lo que gobernaba en ese tiempo, buscaban establecerse en lo más fácil, seguir sus propias normas sin preocuparse de dañar a otros, o las consecuencias que éstas pudieran tener.


Cuando no nos preocupamos de crecer espiritualmente, nos asemejamos a este caos, nos acomodamos al lugar en el cual estamos, nos quedamos con el menor esfuerzo, y pronto nos deja de importar lo que sucede a nuestro alrededor. Pero podemos hacerlo distinto, podemos dejar que Cristo tome el control, y aceptar estas promesas que Él tiene para nuestra vida, poniendo orden y sacando de ella lo que puede dañarnos o dañar a otros, y ciertamente movernos de donde nos encontramos llevará un esfuerzo, pero el resultado de esta decisión será caminar en dirección hacia el lugar correcto y poder establecernos en la manera que Dios desea que lo hagamos.


Amados, amadas que la gracia del Señor nos permita seguir: “Creando Puentes” para nuestro crecimiento espiritual.


Punto de reflexión


¿Qué la tiene cómoda, o lo tiene cómodo hoy?

¿Hay algo que debo abandonar para que Cristo tome el control de mi vida?


Amado Dios, te ruego sigas mostrándonos lo que debemos cambiar para que nuestra dirección sea la correcta, muévenos hacia donde tu deseas dirigirnos y no que permanezcamos en nuestras comodidades actuales. Te lo rogamos en el nombre de tu Hijo Jesús.


Que el Señor te bendiga (Paulette Díaz)






7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page