top of page

Creados para un propósito

21 de Octubre del 2023


Mateo 5:8 “Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios.”


Dios Bendice a los de limpio corazón. La limpieza y rectitud del corazón es lo que necesitamos para ver de manera clara y caminar conforme a los propósitos de Dios, un caminar recto nos permite reconocerlo en lo cotidiano. Sin embargo, contaminamos nuestro altar de manera frecuente, más veces en el día de las que podemos notar. Una de las razones por las que desviamos nuestro corazón tiene relación con una de las grandes búsquedas de la humanidad: Como ser feliz. Esta es una necesidad que impulsa a la humanidad a buscar en los placeres rápidos e inmediatos, y no en lo trascendente, desarrollando por medio de los logros obtenidos nuestro orgullo y nuestro ego, siendo una conducta que nos cuesta mucho observar.

Podemos engañarnos y decirnos a nosotros mismos que podemos darnos la felicidad, estando con nuestro corazón lleno de orgullo, creyendo que todo va bien cuando en realidad nuestro corazón va torcido. Para tener un corazón limpio Cristo nos debe limpiar primero, no podremos alcanzar esa limpieza si no le permitimos a Él que saque nuestra antigua naturaleza, es el único que tiene el poder de hacerlo por medio de su Sangre. No se trata de ser perfectos, se trata de dejarse limpiar, ser limpio de corazón implica reconocer nuestra necesidad de Cristo, y esforzarse día a día por agradarle, por buscar su voluntad.


Una persona limpia de corazón podrá ser honesto y ser el mismo en todo lugar, podrá disfrutar y agradecer cada día como una nueva oportunidad regalada por Dios, podrá ver en la creación a Dios mismo actuando en todo momento, podrá reconocer los cambios que se están concretando en él y en otros cristianos por que comparten el mismo espíritu. Pueden sentir a Dios moviéndose en sus vidas y pueden adorar en toda circunstancia. Los de limpio corazón, en todo, pueden ver a Dios.


Señor, por favor limpia mi vida, limpia mi corazón, y permíteme verte. Ayúdame a abrirme a tu amor y reconocer tu presencia en todo. Así como a la creación, nos creaste para adorarte, y anhelamos junto a ella poder regocijarnos en tu presencia. Regálanos ese corazón receptivo a ti, que te siente en todo lugar, gracias por redimirnos por medio de tu sangre, y perdonar nuestras faltas y pecados, queremos tener ese corazón que te ve, lo pedimos en este momento, en tu nombre Jesús.


Amados, amadas que la gracia del Señor nos permita seguir: “Creando Puentes” de renovación en Cristo


Punto de reflexión


¿Qué necesitamos que Cristo limpie en nuestra vida?

¿Realmente dejamos que Él nos limpie?


Nuestra vida es un camino que sólo podemos recorrer con Cristo, para poder verle debemos dejar que Él renueve lo que hay en nuestros corazones, permitir que nos limpie porque no podemos limpiarnos a nosotros mismos.


Que el Señor te bendiga. (Paulette Díaz)



11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page