top of page

Deja la ira

5 de agosto 2023


Salmo 37:8 “Deja la ira, y desecha el enojo; No te excites en manera alguna a hacer lo malo”


El salmista agrega algo importante en el versículo siguiente: Porque los que hacen lo malo serán destruidos, pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra. Toda la Palabra de Dios nos enseña que la esperanza de los impíos se encuentra en el enojo, y agrega que esa condición descansa en el seno de los necios, aquellos sin entendimiento, que le dan lugar al diablo, lo que implica darle libertad sobre nuestra vida, y permitir que provoque en nosotros un daño que nos consume lentamente. Es tan delicado el enojo que se transforma en uno de los peores sentimientos que puede experimentar el ser humano. Es un estado que aprisiona, consume y casi todas las veces nos invita a pensar en el castigo o vengarnos de aquellas personas que nos produjeron ese daño o malestar. Cuando transitamos por esa condición el Espíritu Santo, que mora en nosotros, se entristece y le restamos todo su poder y eficacia para que obre en el control de esa emoción exacerbada. Por tanto, es importante confesarle al Señor nuestra frustración y enojo; y Él, por su gracia, nos libera, perdona y nos anima para seguir nuestro caminar gustando de su preciosa libertad.


Dios amado, líbranos de experimentar esos sentimientos negativos a que nos conducen nuestro nulo control de impulso y, que nos provocan un enojo desmedido. No queremos ser esclavos de rencores que no te agradan. Calma nuestro corazón ante situaciones que nos quitan la paz.


Amados, amadas que la gracia del Señor nos permita seguir: “Creando Puentes” de perdón y reconciliación.


Algunas reflexiones


¿Ha sentido, o siente algún grado de malestar o enojo con algún ser querido u otra persona que le robe la paz?


¿Necesita desprenderse de esa negativa emoción, para restablecer la comunión con el Señor?


Recuerde: Cuando damos paso al enojo y la ira, decidimos derribar nuestro altar interior para dar paso a las maquinaciones del enemigo.


Solo la confesión sincera al Señor nos permite la restauración y, nos devuelve la paz interior.




10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page