top of page

El cuidado de Dios

Isaías 43:2 “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti”.


Este pasaje, y muchos otros en el relato bíblico, nos muestran nuestra condición que presentamos frente a las dificultades. No es la ausencia de problemas lo que nos entrega valor, es la fortaleza y la sabiduría de Dios la que nos permite enfrentar esos problemas. La promesa es que en el momento que las aguas nos cubran no nos ahogaremos. Que si pasamos por el fuego de la dificultades, nos cubrirá con su Espíritu mostrando su gloria en nosotros.


Por lo tanto alegrarnos y agradecer, en medio de las dificultades, es la oportunidad para manifestar nuestra seguridad de fe y esperanza. Pasar por pruebas es parte de la vida y eso no debería sorprendernos. Lo que si debería animarnos es la promesa de que no seremos consumidos por las pruebas, porque el Señor, nuestro Dios, está con nosotros a través de todas ellas. Esa si es una verdad transversal a la que debemos volver una y otra vez: Dios está con nosotros y tiene el control de toda situación.


Dios amados, le damos gracias por estar siempre con nosotros, por amarnos a pesar de todo. No queremos pasar por alto las promesas de su presencia y disfrutar su compañía. Ayúdanos a fijar, en los momentos difíciles, nuestra mirada en su persona.


Amados, amadas que la gracia del Señor nos permita seguir: “Creando Puentes” en el cuidado de Dios.


Para reflexionar


¿Cómo reacciona ante las situaciones de angustia, dolor y duras pruebas?

¿Acude a la presencia de un Padre protector, o intenta salir adelante por medio de sus fuerzas?


Tenga presente que: Por adversas que sean las circunstancias que debemos enfrentar, Dios nos recuerda sus innumerables promesas de cuidado que ha entregado para sostenernos.


El Señor le bendiga. (José Mazurett)




8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page