top of page

La guía del Espíritu Santo

14 de noviembre de 2023



Hechos 16:6 “Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia;”


El primer viaje misionero de Pablo comienza en Antioquía, fue la iglesia de esta ciudad la que recibió del Espíritu Santo que debían enviar a Pablo y Bernabé a proclamar a Cristo. Ésta era una región densamente poblada en aquel entonces, y era el centro de la cultura griega. Pablo esperaba describir un gran círculo pasando por la Provincia de Galacia, luego por Frigia, más tarde hacia el sur a la provincia de Asia. En esta ocasión recorrieron varias ciudades de Galacia y luego regresaron a Antioquía para dar un informe a la Iglesia. Desde allí nace nuevamente, un segundo viaje misionero, en esta ocasión Pablo acompañado por Silas, se dirigieron a Asia Menor.

Pero el Espíritu de Dios tenía otros planes. Y se nos dice que, a los viajeros les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la Palabra en Asia, lo cual fue sorprendente. Pablo quería ir hasta allí, y el Espíritu de Dios quería que la Palabra fuera promulgada. Pero, el mismo Espíritu le indicó a Pablo que quería que, en aquella ocasión, estuviera en un lugar diferente. Por lo tanto, Pablo naturalmente creyó que, si no podía ir hacia el sur, se dirigiría hacia el norte. Bitinia quedaba en el norte, a lo largo del mar Negro.

Pero el Espíritu también les prohibió dirigirse hacia el norte, a Bitinia. Habían venido desde el oriente. Y ahora, ¿A dónde irían? Bueno, quedaba una sola dirección y era hacia el occidente. Por lo tanto, Pablo siguió viajando hacia el oeste hasta que llegó a Troas. Allí tuvo que detenerse porque le era necesario tomar un barco para poder continuar. Pablo no pudo imaginarse lo que iba a hacer ni a donde dirigirse desde ese punto.

Es interesante estudiar los métodos que el Espíritu uso para guiar a estos misioneros. Principalmente consistieron en prohibiciones cuando ellos trataron de ir por un camino que no debían ir. Cuando ellos desearon volver a la izquierda para ir a Asia, Él los detuvo. Cuando querían girar hacia la derecha para Betania, Él los paró nuevamente. Aunque algunos años después Pablo iba hacer en aquella misma región uno de los trabajos más grandiosos de su su-vida, no obstante, en aquella hora, las puertas fueron cerradas para él por el Espíritu Santo. El tiempo no era aún apropiado para el ataque sobre estas fortificaciones aparentemente inconquistables del reino de Satanás.


Cuando tengamos dudas con respecto al rumbo que debemos de seguir, sometamos nuestra decisión al Espíritu de Dios, y pidámosle a Él que cierre todas las puertas excepto la que conviene para Su gloria. El Espíritu Santo desea ser para nosotros lo que fue para Pablo. Y al orar por guía, no nos sorprendamos si recibimos por respuesta puertas cerradas.


Amados, amadas que la gracia del Señor nos permita seguir: “Creando Puentes” de sólida dirección del Espíritu Santo.


Le propongo un Punto de reflexión

¿Debe tomar decisiones importantes para su vida?

Le sugiero esta oración: "Espíritu Santo, le ruego me cierre todo camino que no sea de Dios. Permítame oír Su voz detrás de mí, cuando quiera que marche a la derecha o a la izquierda."


Que el Señor le bendiga (María Guerrero)




62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page