top of page

Renunciar a sí mismo para seguirle

19 de Diciembre del 2023


Mateo 16: 24 “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz y sígame”

 

Para las personas del primer siglo la cruz significaba la muerte de la manera más dolorosa y humillante que los seres humanos podían experimentar. Los romanos forzaban a los criminales condenados a llevar su propia cruz al lugar de la crucifixión y esto significaba cargar su propio instrumento de ejecución mientras se enfrentaban al ridiculo en el camino a la muerte.

Pero muchas veces este llamado del Señor, de tomar nuestra propia cruz, se toma como el símbolo de llevar una carga en nuestras vidas como alguna enfermedad, problema etc; incluso hay quienes suelen ver la cruz solamante como el símbolo de la expiación, el perdón, la gracia y el amor sublime de Dios.

En el texto de hoy la palabra nos muestra a Jesús diciéndole a sus discípulos que el que le quiera seguir tiene que negarse a hacer su propia voluntad; cargar con su cruz y seguirle; es decir, les está hablando de la necesidad de morir a sí mismos y de una entrega absoluta: morir a nuestras propias ideas, planes, sueños y deseos, para que sean reemplazados por los del Señor; y estar dispuestos incluso en nuestro caminar por esta vida con Jesus a enfrentar burlas, y desprecio, ya sea por la sociedad e incluso en nuestro círculo más cércanos de amigos, familias y más.

Nada que él no hizo, ni enfrentó es lo que les pidió a sus discípulos y nos pide a cada uno de nosotros también. Él se negó a sí mismo dejando su forma de Dios y haciendose hombre y tomó la cruz de toda la humanidad para morir y darnos la salvación.

 

Amado Señor y Salvador Jesús, muchas gracias por tu hermosa obra en la cruz; por tomar nuestro lugar y sufrir las humillanes, burlas y desprecio que eran nuestras; ayudemos a encontrar en usted la fortaleza necesaria para enfrentar todo aquello que en este mundo hemos de vivir.

 

Amados hermanos que la gracia del Señor Jesús nos permita seguir Creando Puentes de negación personal y rendición absoluta al Señorío de Jesucristo.

 

Punto de reflexión

 

El apóstol Pablo declara que: si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. 

¿Qué tan dispuesto estamos a negarnos a nosotros mismos, vivir para el Señor y seguirlo? El Señor nos invita a tomar la valiente decisión de vivir para Él.

 

Que el Señor les bendiga (Mercedes Cobeña)



49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page