top of page

Disolviendo dudas y temor por Su Gracia

19 de agosto 2023


1 Pedro 5:10 “Luego de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, el Dios de toda gracia que los llamó a su gloria eterna en Cristo, los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables.”


Al mirar nuestro caminar diario hemos de encontrar cientos de equivocaciones y de pecados, lo que a veces nos puede tentar de preguntarnos ¿Puede Dios cambiarme, realmente querrá hacerlo? y, finalmente lo hará? La buena voluntad de Dios muchas veces la limitamos a nuestras necesidades o a nuestras creencias, o representamos a Dios como bondadoso sólo para algunos pero sin gracia, y Su corazón completamente cerrado para los demás, debilitando nuestra fe y cuestionándonos de cómo nos ve el Padre, alimentando todas nuestras dudas tediosas y repetitivas sobre si Dios nos ama.

La respuesta la da su palabra aseverando que Él es “el Dios de toda Gracia”. Cuando sentimos falta de confianza, cuando miramos nuestra condición y vemos nuestra pobreza, flaqueamos y cuestionamos si podemos seguir a Cristo, como si hubiésemos sido invitados por nuestras cualidades y dones, o por nuestro carisma o buen corazón a este caminar, en ese instante debemos retroceder y volver a mirar Su gracia y amor, que alcanza a toda su creación, y que por lo tanto nos alcanza también a nosotros, regalándonos además la posibilidad de maravillarnos con todo lo que nos rodea.

Él nos invita con amor a disfrutar de su maravillosa obra, y a ser parte de ella, pero sólo podremos hacerlo de manera verdadera cuando aceptamos a Cristo en nuestra vida, solamente “en Cristo”, no es posible de ninguna manera humana, y no es posible nuestra restauración y afirmarnos en este caminar si no es por Cristo. Él cambiará lo que deba ser perfeccionado, afirmará ese cambio en nuestra vida, nos robustecerá para finalmente asentar y consolidar este crecimiento.


La duda, la tentación, la sensación de fracaso en lograr ser agradables a Dios es parte de un proceso y de moldearnos para esa Gloria Eterna, y serán vencidas sólo cuando miremos a Cristo y entendamos que no lo haremos nosotros, no hay nada de lo que podamos sentirnos “capaces y buenos”, si no fuera porque Cristo lo ha hecho, todo es por Él y para Él, y en esta como en todas sus promesas, la fidelidad de Dios está presente siempre, no hay otra respuesta a todas nuestras dudas que Su infinita gracia y amor. Él nos seguirá perfeccionando, y si dice que lo hará es por que así será.


Amado Padre, te ruego que por medio de tu Gracia, afirmes nuestros pasos, que nos renueves para poder ser agradables a ti, no hay nada en nosotros que sea bueno, necesitamos de corrección y de tu amor constantemente. Agradecemos tus promesas que nos dan la certeza que Tú harás esa transformación para hacer tu voluntad, y alabar y glorificar Tu nombre por la eternidad. Amén


Amados, amadas que la gracia del Señor nos permita seguir: “Creando Puentes” de fortaleza y seguridad en Cristo.


Punto de reflexión


¿Hay algo en su vida que aún necesita ser perfeccionado o cambiado?


Sólo podemos entregar a Cristo nuestras dudas y cuestionamientos, Él nos moldea y nos perfecciona día a día, hasta que logremos el crecimiento necesario.


Que el Señor te bendiga. (Paulette Diaz)




15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page