top of page

El camino de Dios o el camino más fácil

Mateo 7:14 “Pero, ¡qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida! Y son pocos los que la hallan.”


Imagínese que un hermoso día de verano decide dar una larga caminata en los cerros cordilleranos y se acuerda que le informaron que desde la cima de un monte bastante alto se puede observar un paisaje maravilloso, así que decide tomar la senda que lleva a la cumbre. Pero la senda es cada vez más empinada y rocosa. Pronto se ve obligado a meterse entre angostos barrancos de piedra. Después de un trecho empieza a preguntarse si habrá una senda más fácil. El mapa de su GPS dice que hay únicamente una senda hacia la cumbre, pero está seguro de que ha de haber algún atajo. Entonces se encuentra con otros senderistas y les consulta si existe otro camino más fácil. Pero no, su mapa es correcto. Hay una sola senda hacia la cumbre, le informan, siga adelante, un poco mas y llegará.


Es difícil imaginar un lugar sobre la Tierra que tenga un solo camino para llegar a él. Podemos arrastrarnos desde algún otro ángulo, saltar de un helicóptero suspendido en el aire o dinamitar un túnel desde abajo. Pero el cielo es diferente. De veras hay un solo camino a la morada de Dios. Y ese camino es Jesús. No obstante, muchos en la actualidad creen que hay muchas maneras de llegar al cielo. Argumentan que cualquier religión — el cristianismo, budismo, islamismo, hinduismo, por nombrar algunas— es una senda apropiada hacia Dios; afirman que todos adoramos al mismo Ser Supremo en el cielo. Prometen que las distintas religiones son meramente caminos diferentes hacia el mismo destino. Sencillamente porque muchos creen una idea, no significa que sea la verdad. Los adeptos de todas las religiones no adoran al mismo Dios. No es que estén tomando rutas distintas para llegar al mismo lugar.


A través de Jesús, Dios proveyó una senda única y singular para que volvamos a Él. Jesús murió en la cruz a fin de que el ser humano pudiera obtener perdón y disfrutar de una eternidad en el cielo. La Biblia es clara al afirmar que nadie viene a Dios excepto por medio de Jesús (ver Juan 14:6). Jesús es el único camino a la salvación (ver Hechos 4:12).

Los cristianos son los únicos que cuentan con la verdad que muestra cómo adorar al único Dios verdadero y vivir eternamente en el cielo. Todos los seres humanos necesitan esta noticia que usted tiene para darles.


Amados, amadas que la gracia del Señor nos permita seguir: “Creando Puentes” para llevar el evangelio a todos.


Te propongo un Punto de reflexión


¿Quiénes, dentro y fuera de su familia, necesitan confiar en Jesús? ¿Qué puede hacer para compartir con ellos la verdad en cuanto a la salvación?


Ore pidiendo oportunidades de contarles de Cristo a las personas que puso en su lista


Que el Señor le bendiga. (María Guerrero)



13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page