top of page

La importancia de la gratitud

24 de junio 2023



Lucas 17:15 “Entonces uno de ellos, al ver qué había sido sanado, volvió glorificando a Dios en alta voz.”


Dice el pasaje bíblico que Jesús iba a Jerusalén, seguramente caminando por la frontera entre Galilea y Samaria hacia el rio Jordán y, que entrando a una aldea, diez leprosos le salieron al encuentro. Por su condición estos hombres clamaban por misericordia, piedad, y comprensión. No sólo necesitaban la sanidad del cuerpo; también necesitaban sanidad de la mente y del alma. Cuando Jesús los escuchó, miró a su alrededor y por fin los detectó a la distancia, y les dijo: “id, mostraos a los sacerdotes”.


La parte que sigue de la historia es emocionante: “y aconteció que mientras iban, fueron limpiados”. Supongo que los diez no iban lejos cuando fueron limpiados. ¡imagínese cómo debió haber sido el momento en el que la sanidad regresó a los cuerpos de ellos —cuando los ojos, oídos y gargantas fueron sanados; cuando las viejas llagas desaparecieron y la piel llegó a estar saludable; cuando nuevos huesos se formaron, estaban cubiertos con nueva estructura muscular con nuevas venas y nuevas arterias, la totalidad del cuerpo cubierta de piel nueva; cuando la salud y el vigor comenzó a palpitar a través de todos sus cuerpos— ¡cuánta alegría debió haber colmado sus corazones! “¡estoy sano nuevamente!”. “¡puedo volver a casa!”. “¡puedo reintegrarme a la sociedad!”. “¡puedo ir al templo otra vez!”


Nótese que solo uno “volvió, glorificando a Dios…”. com¬prendió que era Dios el que le había dado a Jesús el poder de sanar. Glorificó a Dios “a gran voz…”— “y se postró rostro en tierra a los pies de Jesús, dándole gracias” La gratitud es reconfortante. Una persona agradecida es un ser humano hermoso. El alma agradecida es un alma rica, que continuamente recibe regalos del Señor que para otros pasan desapercibidos. El corazón agradecido se enfoca en lo que tiene y no en lo que le falta. Aprecia las rosas en lugar de resentir las espinas.


Aunque es posible sentir gratitud genuina sin expresarla, el valor de la gratitud no se entiende hasta que no se expresa. Jesús afirmó en su gracia salvadora al único hombre un samaritano, nada más y nada menos que regreso para agradecerle por su sanidad. Cuando vivimos con un sentido de gratitud, y lo expresamos, Jesús también es honrado y gratificado.


Amados, amadas que la gracia del Señor nos permita seguir: “Creando Puentes” de gratitud.


Le propongo un Punto de reflexión


¿Analiza habitualmente todos los motivos que tienes, para agradecer a Dios?


O, ¿Solo se enfoca en pedir lo que te falta?


Cuando reflexionamos sobre todo lo que el Señor nos ha concedido, nos damos cuenta que nuestra gratitud supera con creces a nuestras necesidades.


Que el Señor le bendiga. (María Guerrero)



13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page