top of page

¿Por qué necesitamos la salvación?

7 de Agosto 2023


Romanos 3:10-11 “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios.”


Hacer el bien y ser justo es realmente lo mismo. Ahora, ¿Qué quiere decir ser justo? Significa el estar bien. ¿Estar bien con quién? Tenemos que estar en una buena relación con Dios, viviendo conforme a Su voluntad. Si vamos a estar bien con Dios, debemos tener en cuenta que hay una marcada diferencia entre esto y el estar bien con otras personas. Nosotros podemos tener diferencias con algún amigo o familiar. Quizá él tenga razón o quizás la tengamos nosotros. Y tenemos que llegar a alguna clase de acuerdo o compromiso. Pero, si queremos estar en buena relación con Dios, debemos hacerlo según las normas de Él.


Existen varios conceptos erróneos generalizados sobre como Dios nos evalúa. Uno es la idea de que mientras no hagamos algo terrible, Dios pasará por alto nuestros pecados pequeños. Otro es que Dios pesa todas nuestras buenas obras en un lado de la balanza y las malas en el otro, si las obras buenas pesan más que las malas, estamos bien. La verdad es que el estándar de Dios es no pecar, y como todos hemos pecado estamos condenados. ¿Cómo podemos ser rescatados de una probabilidad tan imposible? Confiando en la rectitud que Jesús vivió en nuestro favor y la pena de muerte que pagó por nosotros. Por medio de Él, todos nuestros pecados son perdonados y comienza una nueva manera de vivir.


En definitiva, Dios no tolera el pecado. O nosotros pagamos por él o Cristo paga por él, pero tiene que ser pagado. Por esto no podemos presentarnos ante Dios con nuestros propios méritos. Hemos pecado y no tenemos la capacidad de eliminar el castigo. Si nosotros tenemos que pagar por él, habrá “gran castigo de Dios” y “sufrimiento y angustia” (Romanos 2:8-9).

Dios no ignora nuestra rebelión. Pero si nos acercamos a él con fe, realmente paga el precio por nosotros. Hacerlo le costo mucho, pero Él llevó voluntariamente las consecuencias solo por amor. Y si alguna vez la ira de Dios luce mayor que su amor, en la Biblia o en nuestras propias vidas, es bueno que recordemos cual de ellas llevó a Jesús a la cruz.


La salvación de Dios es un regalo, algo que tomamos o dejamos. Él no obliga a nadie a aceptar la salvación. La podemos aceptar o rechazar. Entonces, el estar bien, significa el estar en una buena relación con Dios aceptando su salvación.


Amados, amadas que la gracia del Señor nos permita seguir: “Creando Puentes” de salvación.


Le propongo un Punto de reflexión


¿Cómo podríamos resumir la forma en que Dios se dirige a un mundo perdido?

Este es Mi universo; Yo he trazado un plan de salvación que está de acuerdo con Mi carácter, Mi naturaleza, Mi plan y Mi programa. Usted es un pecador y yo quiero salvarle porque le amo. Aquí está la salvación, lo toma o lo deja


Que el Señor le bendiga. (María Guerrero)




18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page